jueves, 6 de febrero de 2014

CURRICULUM CARCERIS






CURRICULUM CARCERIS


Pasé por el reformatorio y unas cuantas instituciones correctoras para jóvenes inadaptados. Luego ‘viajé’ al Puerto de Santa María, Carabanchel y Picassent. En este último sitio me hablaron muy bien de Alhaurín de la Torre. Con mis 23 años me darían cinco comidas diarias, talleres y estudios, piscina en verano y campo de deportes durante todo el año. Además, me dijo otro colega que a él le habían tratado estupendamente, vis-a-vis con ropa de cama limpia y otros detalles. Cuando salí de Picassent fui por autoestop a la Costa del Sol y me paré en el puerto de Málaga. Era primavera y de un crucero bajaba un rebaño de italianos de la tercera edad. Les seguí hasta la Alcazaba, elegí a una que se quedaba rezagada, cojeando y tosiendo, y en un recoveco del camino le quise arrebatar el bolso. ¡La tía no lo soltó! Clavó una de sus manos de momia en mi cara y con la otra seguía aferrada a su bandolera. En defensa propia le di un empujón y la mandé escaleras abajo. Subí corriendo para despistar a dos ancianos, compis de ella, que me persiguieron jadeando, y mientras miraba hacia atrás me estampé contra el pecho de un policía obeso. Hasta aquí todo fue según mi plan. Lo que no había tenido en cuenta era la posibilidad de que la arpía las diñara. Lo hizo allí mismo y cuatro meses después el juez dictó sentencia: ocho años por homicidio con robo. Tendré tiempo de sobras para sacarme el Graduado Escolar, la ESO y una carrera cortita. 


Para seguir en el trullo...

13 comentarios:

  1. Es cierto, hay muchas personas que aprovechan su prisión para estudiar. Eso creo que es bueno Dorotea

    ResponderEliminar
  2. Lo que se dice un curriculum extenso y denso. Con tamaños antecedentes, el chico por poco que se descuidara iba de lleno a su futuro, de lleno y de cabeza.
    Lástima de abuela torpe italiana, se le torcieron los planes !ingenuo cabroncete!
    Así tantos que duele enumerarlos, les pierde el gusanillo y se pierden. Que aproveche ahora los cursillos, que se entere y que le de golpe de timón a su puñetera vida.
    Dorotea, lo mismo que leer una biografía de tantas, auténtica, lamentable, real hasta doler y bien escrita que engancha.
    Besito.

    ResponderEliminar
  3. Le va a dar tiempo a eso y a más, esperemos que le sirva para pensar y no repetir sus actos. Besote compañera

    ResponderEliminar
  4. Een fin, a veces no salen las cosas según lo previsto; pero lo de sacarse los estudios seguro que lo conseguirá.
    Buen relato
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Había hecho de su estancia en instituciones carcelarias su modus vivendi. Planificó otras "vacaciones pagadas" en Alhaurín, pero se le fué un poco la mano. Sus vacaciones serán ahora más largas que las proyectadas y, como él dice, tendrá tiempo para estudiar y formarse. Tal vez le sirva para variar el rumbo de una vida un tanto errática.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Que tremendo, se salió con la suya a estudiar, comer y vivir gratis a costa de la desgracia de los demás.
    Muy bueno Dorotea. Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Buen punto de vista el de tu relato y es que las prisiones españolas tratan tan bien a sus "inquilinos" que mucha gente está encantada de pasar una temporadita en una de las que hay ahora tan modernas. Lástima que la crisis también haya llegado a ellas y las piscinas ya no se puedan llenar, se haya suprimido el bocata de media mañana, no se arreglen los proyectores del cine porque no hay dinero...en fin, que algunos "chollos" se han acabado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Eso es lo que yo llamo hacer "negocio"
    =)

    ResponderEliminar
  9. Bueno... hay quienes prefieren del encierro las ventajas que puedan tomar, en comparación con las desventajas de una vida afuera, con responsabilidades y compromisos que no están dispuestos a afrontar. La difícil, pasa a ser la fácil... o viceversa, todo depende del lente con el que se vea la vida.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
  10. ¿ Optimista o imbécil ? Es bueno que en la cárcel tengan oportunidades para poder aprovechar el tiempo perdido fuera. Lo que me da repelús, es pensar que alguien tenga tan poca vista de la realidad que le rodea en esos momentos y sea un limaco como el que nos muestras.
    Abrazos amiga.

    ResponderEliminar
  11. Sabiamente irónico tu relato...
    Siempre es un placer apreciar tu originalidad.

    besos

    ResponderEliminar
  12. Se le fue la mano y en lugar de unas vacaciones pagadas, encontró una vivienda permanente. Esos estudios pagados, ojala le sirvan para algo más que para pasar el rato.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Mirandolo así, viven tan bien en estas carceles modernas, comen, hacen deporte, estudian, aprenden un oficio....total por unos añitos a la sombra saldrá hecho una joya y cobrando el paro.
    Un besote

    ResponderEliminar